En los últimos tiempos, el colesterol se ha convertido en el “enemigo público número uno” de la salud. Algo ciertamente lógico, si tenemos en cuenta su responsabilidad en cerca del 60 por ciento de las enfermedades de corazón. Por ello, su control se ha convertido en un objetivo primordial y la levadura de arroz rojo en una excelente alternativa natural para ello, habida cuenta tanto de su eficacia como de su carencia de efectos secundarios.

El exceso de grasas saturadas en la dieta, la falta de ejercicio físico, la obesidad o el tabaco han otorgado protagonismo al colesterol y un papel preponderante en cuanto a factores que aumentan el riesgo de enfermedades coronarias. En su tratamiento, desde la prescripción médica se recomienda sobre todo el uso de estatinas. Pero los efectos secundarios a que dan lugar, que van desde problemas hepáticos o gastrointestinales a trastornos musculares, hacen que muchas personas hayan buscado alternativas naturales, que si bien actúan más lentamente también lo hacen de manera más segura. Entre ellas, destaca la levadura de arroz rojo.

Un alimento con historia
La levadura de arroz rojo se obtiene a partir de una levadura que crece sobre el arroz. Su nombre botánico es Monascus purpureus, y ya hacia el año 800 d.C. se utilizaba en China, donde cuenta con una excelente reputación a nivel alimenticio y medicinal. En todo el área asiática circundante (Japón, Tailandia, Corea, Filipinas…) su utilización se ha ido extendiendo paulatinamente y, por fortuna, también ha llegado a Europa.

Sus principios activos fundamentales son unos compuestos conocidos como monacolinas, que tienen la capacidad de inhibir la síntesis de colesterol. Asimismo, contiene esteroles como el campesterol, con acción hipocolesterolemiante y antiinflamatoria, y ácidos grasos insaturados, que ayudan a regular los triglicéridos, un tipo de grasa presente en el organismo, cuyo exceso puede conducir al endurecimiento y estrechamiento de las arterias. Con frecuencia, su aumento se produce paralelamente al de los niveles de colesterol.

Efectos verificados clínicamente
Se ha sometido a numerosos estudios clínicos la efectividad de la levadura de arroz rojo como hipocolesterolemiante. Uno de los más importantes se realizó en 1997 en la Universidad de Medicina Tradicional China de Pekín, y sus resultados arrojaron importantes reducciones en los niveles de colesterol de las personas tratadas con un suplemento de levadura de arroz rojo. Junto a esos positivos resultados, tampoco se observaron reacciones adversas de consideración.

En 2012 fueron investigadores del Hospital de Stamford, Estados Unidos, quienes observaron que tras promover una dieta adecuada, la práctica de ejercicio y la administración de un suplemento de levadura de arroz rojo en pacientes con colesterol elevado, se producían descensos en sus niveles de entre el 19 y el 33 por ciento en el colesterol total y en el LDL-colesterol o “colesterol malo”.

Por último, en 2013, un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad belga de Amberes obtuvieron importantes descensos en los niveles de LDL y colesterol total tras administrar un extracto de levadura de arroz rojo a pacientes con niveles de colesterol por encima de 200 mg/dl.